domingo, 24 de julio de 2011

ESPACIO DE LOS POETAS Y ESCRITORES INVITADOS JULIO/AGOSTO 2011


LOS APUNTES DEL SR. QUQ
DEL POETA HORACIO LAITANO




















Reseña de Paulina Vinderman
Poco sabemos del escurridizo Sr. Quq. Es casado. Es reflexivo. Usa sombrero y saluda a los vecinos. Un hombre que manifiesta "defender siempre la prudencia". Este orden decoroso, irreprochable, no es, sin embargo, más que una estrategia que permite a Quq, agudo observador, el conocimiento de un mundo en el cual bullen voces y actividades que aúnan la desolación y la ternura, la ironía y la ambigüedad. Horacio Laitano presta a Quq un lenguaje alusivo, de gran frescura rítmica, que toma distancia de las acciones puramente lógicas y atrapa el absurdo -lo inesperado, lo desatinado- escondido detrás de la coherencia cotidiana. El roce de una cortina que apenas se etreabre. El estupor. Una antigua red de cazar mariposas por la que se cuelan "los pequeños redondeles" del Sr. Baquelar, las obsesiones de la señorita Dixi o la desconcertante flotación del Dr. Plom.
Sucesos, historias y personajes, aparecen y desaparecen -imperturbables y con acentuado efecto teatral- de estos apuntes, y nos dejan el aire, la vibración, esa ácida y conmovida percepción de las cosas, tan propia de la implacable lucidez de los sueños y de la poesía.







El Sr. Baquelar y su señora

El Sr. Baquelar y su señora observan con cuidado el crecimiento de las plantas. Delgados abanicos que agitan con sus manos despiertan entre tanto el murmullo de las flores. El viento tubular que golpea las ventanas recuerda las primeras mañanitas en el patio de la casa.El Sr. Baquelar y su señora dibujan por la noche pequeños redondeles, donde el aire captura a sus vecinos.Cuando ellos se despiertan, observan nuevamente el crecimiento de las plantas, temerosos de encontrar en los pequeños redondeles los mismos abanicos que agitaban con sus manos.


El tatuaje de Monsieur Perel

Bonito tatuaje el de Monsieur Perel. Cualquierade nosotros debería sorprenderse. No porque no se usen los tatuajes o porque Monsieur Perel no sea un marinero. Sencillamente debería sorprendernos por su forma, por ese dibujo minucioso que parece encerrar un tatuaje dentro de otro.
Claro, también hay tatuajes invisibles. Pero no es el caso de Monsieur Perel.

Síntesis biográfica

Horacio Laitano. Nació en Pergamino en 1955.
Actualmente reside en Buenos Aires.
Ha publicado: Pensado en otoño (1977). Diálogos con la lluvia
(1978), Memorias de la noche (1982) La Mandrágora secreta (1984) Los apuntes

del Sr. Quq (1989) Humores Familiares (2006) y Los años anteriores (2009).
Obra inédita: La ventana, Volverá cuando regrese, Un próspero paseo,
El Club de los Convidados, etc., todas de teatro.











4 comentarios:

ignacio dijo...

Querido Horacio, despues de leer la
inteligente y valiosa interpretación de tu obra, que hace Paulina Vinderman, pude descifrar la sensación de belleza esfumada,ambigua e irreal, que me sugieren los personajes del Sr. Quq,porque siempre que los leo me hacen pensar en los dibujos y personajes pintados por Magritte y encuentro un inevitable parentezco con esa linea artística. Mencion aparte es el realce que le da al trabajo, el maravilloso blog de Elisa Dejistani. o sea que tenés el privilegio de estar protegido por dos adorables Angeles Guardianes.
Un cariñoso saludo a los tres.
Ignacio

Analía dijo...

Apreciado Horacio: Un gusto leerte. Gracias por compartir los escritos del Sr. Quq.
Gracias querida Elisa, por traer a tu espacio los textos de Horacio.
Un saludito cordial
Analía

galáctica dijo...

Un placer leer al inefable Sr.Quq en el blog generoso de Elisa. Los dibujos, el comentario de Paulina, la ironía de los personajes, hacen de esta publicación una joya del humor y la picardía no exenta de magia y profundidad. Saludos poéticos Irene Marks

ciudadanolatinoamericano dijo...

David Antonio Sorbille dijo...
Excelentes textos, Horacio. Y felicito a Elisa por engalanar este prestigioso blog. Un abrazo a ambos.